viernes, 11 de septiembre de 2009

¿TENDREMOS QUE CONSEGUIR TURBANTES?

Cuestionan a “talibanes de la ecología” y defienden fondos

El director por parte de la UNT en Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD), Rodolfo Martín Campero, dijo estar dispuesto a dar explicaciones al Consejo Superior sobre la política ambiental.
La exigencia de informes ambientales a la empresa Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD) por parte de consejeros del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), encendió una polémica que promete profundizarse. Uno de los directores por parte de la UNT de la firma madre que opera el emprendimiento Bajo la Alumbrera, atribuyó el requerimiento universitario a razones políticas, pese a lo cual se mostró dispuesto a brindar los informes que sea necesarios para despejar dudas en torno a la política ambiental y contable de la empresa.
Rodolfo Martín Campero, ex rector de la casa de altos estudios, distinguió a aquellas Organizaciones No Gubernamentales que deben exigir informes ambientales a cualquier empresa, de otros dos sectores que identificó como "talibanes de la ecología" y aquellos que politizan la cuestión para beneficio propio.
"No tengo ninguna duda de la politización de esta cuestión. Son empresas apetecibles de por si (por YMAD); por lo que hay que separar el requerimiento ambiental normativo que cualquier ONG debe exigir y me parece bien que se pisen los talones a cualquier empresa por su respeto a la ley, esa exigencia es sana y saludable y hay que alentarla", dijo. Pero añadió: "Hay un segunda exigencia que tiene que ver con un fundamentalismo ambiental. Son los talibanes de la ecología con quienes no hay posibilidad de diálogo porque la cuestión esta ideologizada y cualquier informe será observado". Sin embargo al tercer sector lo definió como más "peligroso y nocivo". "Es el que politiza el reclamo ambiental para beneficio propio. En este sentido hay un sector de la dirigencia nacional que tiene como objetivo hacerse de la cuestión por interés político y económico", sentenció Campero, tras recordar que YMAD había llegado a la quiebra producto de un "saqueo" de estos sectores.
Campero pidió ser prudente en torno a esta situación, pese a lo cual insistió en que está dispuesto a concurrir al Consejo Superior de la UNT a dar los informes que sean necesarios, hecho que se concretará el próximo 22 de septiembre cuando el máximo órgano de gobierno de la casa de altos estudios sesione nuevamente.
Junto a Campero, Mario Alberto Marigliano, son los directores de YMAD en representación de la UNT. YMAD además está integrado por el Gobierno de Catamarca y el Estado Nacional. Las otras autoridades son Manuel Benítez (presidente) y Carlos Bustamante y Carlos Colombo (directores por la provincia de Catamarca).
"No es fácil manejar empresas que dan utilidades netas y realizables por primera vez en la historia del país sin que se despierte el apetito de la codicia. YMAD es la única empresa del Estado en la historia que distribuye utilidades al Estado Nacional, a Catamarca y a la UNT y otras 46 universidades nacionales", especificó Campero. Y fue más allá aún en su encendida defensa sobre la situación contable y ambiental de la firma, al recordar que es la única empresa de Tucumán y una de las pocas del país que tiene una acuerdo firmado con las Naciones Unidades para el control ambiental, como así también tiene un contrato anticorrupción para fiscalizar el manejo de sus recursos. "Nunca se pagó nada a algún segmento político, religioso ni de grupo, y el uno por ciento del total de sus utilidades van para beneficio sociales", agregó.

Aporte para universidades

El director de Yacimientos Mineros Aguas del Dionisio Rodolfo Martín Campero, desmintió que alguna universidad haya rechazado los fondos que les corresponde por ley de las utilidades de la actividad minera. Si bien hay dirigentes o facultades que cuestionan la procedencia de estos recursos, Campero dijo que institucionalmente ninguna casa de altos estudios dejó de recibir los fondos correspondientes.
http://www.elsigloweb.com/portal_ediciones/900/portal_notas/39625-cuestionan-a-talibanes-de-la-ecologa-y-defienden-fondos

No hay comentarios:

VOLVER A ARGENTINA CONTAMINADA

Campaña Nacional de Firmas por el NO a la Minería Química a Cielo Abierto
y la Minería Nuclear en todas sus formas

Los ciudadanos del territorio argentino decimos NO a la minería química con la modalidad a "cielo abierto" y a la minería radiactiva en todas sus modalidades (cielo abierto o por galerías).

  • Pedimos la nulidad y derogación de la Ley de Inversiones Mineras (Ley Nacional 24.196) y normas complementarias.
  • Exigimos la derogación y anulación por parte de la República Argentina del "Tratado de Integración Minero Argentino-Chileno".
  • Reclamamos el cierre definitivo y la recomposición del ambiente, según el art. 41 de la Constitución Nacional, de todas las minas abandonadas y aquellas que están funcionando y no respetan la ley general del ambiente (ley nº 25675).
  • Pedimos previa autorización expresa para la utilización de recursos hídricos compartidos de las poblaciones de las provincias potencialmente afectadas por un emprendimiento minero que se expresarán por referéndum y demandamos la participación de la autoridad ambiental nacional en caso de efectos ínter-jurisdiccionales.
  • Pedimos se respeten estrictamente los principios ambientales preventivo, precautorio y de sustentabilidad contenidos en la ley general del ambiente y la sanción de caducidad de las concesiones mineras en caso de incumplimiento.
  • Reclamamos la detención y prisión de los empresarios mineros que contaminan el medio ambiente con sus delitos y la misma condena para los funcionarios públicos cómplices.
  • Denunciamos los planes nucleares que se fomentan desde el gobierno y enriquecen a los empresarios mineros que desarrollan emprendimientos mineros radiactivos.
  • Reclamamos expresa "Licencia Social" y participación ciudadana real y efectiva previas a los procesos de autorización de actividades mineras.

¡Sí a la vida y a la dignidad! ¡No al saqueo, destrucción y contaminación!

¡Sumá aquí tu firma a este reclamo!