martes, 14 de septiembre de 2010

“El daño ambiental es un delito contra la humanidad, un atentado contra la vida”



CAMBIO CLIMATICO: UN ESTIGMA DESOLADOR

Los efectos de la injerencia irracional del hombre sobre su medio ambiente fueron analizados por el catedrático de la UNESCO, Eduard Müller en su visita a Tucumán. Señaló que la sociedad actual se encuentra inmersa en un estadio donde se han desvirtuado sus relaciones y se ponderó lo económico en detrimento de lo moral.
SOLIDEZ. Los datos de Müller dan cuenta de un inestable panorama ecológico mundial
09/09/2010 01:30 AM | La degradación ambiental que padece desde hace años nuestro planeta y que en la actualidad ha incrementado sus efectos perjudiciales en niveles inusitados llaman al urgente replanteo del accionar humano sobre las graves consecuencias que a un corto tiempo deparará este desalentador panorama para nuestra propia existencia. Ante ello, el camino a seguir sólo se reduce a dos instancias, o se establece un giro radical en la forma de pensamiento destructivo del hombre o bien será el propio individuo el que deberá adaptarse a la nueva atmósfera de vida que el mismo se impuso como condena.
Esa fue la concepción central sobre la que giró la alocución brindada por Eduard Müller, miembro del Consejo Consultivo Internacional del Programa Hombre y la Biosfera de la UNESCO, en la segunda Conferencia del Cambio Climático "Agenda XXI-Local", desarrollada en la jornada de ayer con el objeto de interiorizar y advertir sobre los increíbles daños ocasionados por la raza humana a su propio hábitat natural, rifando su suerte por un trasfondo meramente económico y de intereses burocráticos que impiden demarcar soluciones inmediatas y concretas para paliar este declive mundial en materia ecológica.

Distorsión de las relaciones

"Estamos en un momento crítico en la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. Tenemos un planeta maravilloso pero con riquezas que no hemos sabido valorarlas. Nuestra vida como sociedad depende de la diversidad natural que nos rodea. Ese ecosistema sin el cual no podemos vivir y al cual contribuimos en su destrucción con nuestra irracional interacción", de esa forma, el catedrático costarricense se refirió a manera de introducción sobre todo un proceso que involuciona los estándares de supervivencia que se ven disminuidos por la productividad del hombre en materia de industrialización coercitiva con el ambiente.
Calificó este contexto como producto de iniciativas que responden a intereses de grandes corporaciones y emporios (citó a Monsanto y Cargill) que son los que digitan el futuro global como un ente supranacional y omnipotente que arrasa con todo a su paso sin tener en cuenta el costo que en su carrera especulativa va deparando : "Esta es la forma en que la sociedad se ha desarrollado, distorsionando las relaciones humanas sobre una base consumista a partir de la cual es difícil entender el sentido de justicia y construir una civilización. Esa mentalidad nos está acabando, exportamos una humanización donde las relaciones sociales, de solidaridad y conciencia por el daño causado no tienen espacio para la expresión".
En este sentido, Müller (quien también es Mensajero de Cambio Climático en el proyecto concretado a nivel mundial por el ex vicepresidente de los Estado Unidos Al Gore) argumentó que el efecto invernadero en el que se encuentra inmerso el planeta dada la emisión de gases nocivos (dióxido de carbono) a la atmósfera obedece a una maximización de los recursos económicos por sobre la responsabilidad social y ambiental. Así, delegó culpas para explicar este "proceso apocalíptico que la sociedad no logra comprender" en aquellas instancias de poder que han solidificado y condicionado lo que describió como un nuevo paradigma del desarrollo.

Costo social

"Gracias a la política seguimos parasitando nuestros recursos, requerimos nuevos liderazgos, gente que posea una visión de futuro que apele a la transparencia y equidad. Las soluciones no pueden provenir de este sistema degenerado en sí mismo, se necesita un verdadero replanteamiento, vinculación de nuestro corazón con las acciones que realizamos empañadas por la billetera y una mente especulativa", profirió.
Entre los datos que exhibió durante su exposición, el rector fundador de la Universidad para la Cooperación Internacional de Costa Rica, resaltó que el gasto en servicios ambientales que tiendan a revertir este orden mundial de inestabilidad biológica ronda desde los 252 a los 2.558 millones de dólares al año, una cifra que se ve reducida a una ínfima parte en relación a lo que obtiene por ganancia una empresa en su proceso industrial que finaliza en la degradación ambiental, tal guarismo se ubica en los 15 mil millones de dólares anuales.
Por ejemplo, este proceso devastador concretado en los ecosistemas ha provocado que el 60 por ciento de los arrecifes de América Central se encuentren dañados con un grado de irreversibilidad muy elevado, además de originar zonas marinas muertas por la consumición de oxígeno en el agua debido a los desechos industriales, así, cerca de 200 zonas muertas se extienden a nivel global con una extensión cercana, cada una de ellas, a los 200 kilómetros cuadrados.

Alternativas de cambio

En el caso concreto de Argentina, el profesional puntualizó dos aspectos concomitantes pero con efectos disímiles causados por el cambio climático. Por un lado, esgrimió que "se producirá una reducción en torno al 30 por ciento en los canales hídricos en un plazo de 20 años lo que afectará en el orden del 40 por ciento la generación de energía hidroeléctrica". Sin embargo, señaló que el país se beneficiará en demasía "en cuanto a la productividad alimentaria hacia el año 2080 dada la desertificación total que experimentarán las tierras cultivables de Europa, Asia, América del Norte y regiones de África".
De este modo, Müller consideró que la falla en la que está incurriendo la humanidad se debe a una errónea valoración de los ecosistemas desde el punto de vista económico, espiritual y ético por lo que propuso planificar en conservación, organización social y desarrollo económico a través de políticas sustanciadas en la mitigación y adaptación.
"Debemos apelar a una reducción de las emisiones y absorción de carbono, reducir su consumo, optar por la utilización de energías alternativas sustentables, eliminar las energías fósiles. De lo contrario, tendremos que aprender a vivir con el cambio, lo cual nos costará casi 100 mil millones de dóalres adaptarse a esta situación, monto que con el correr de los años se incrementará 20 veces si antes no sensibilizamos a la gente para que valore su entorno".
Al finalizar su presentación, Edurad Müller dejó bien en claro lo que está en discusión en todo este esquema de contrastes entre los beneficios individuales y las imperiosas necesidades colectivas: "Al paso que vamos, requeriremos de la biodiversidad de dos planetas para mantenernos ¿Es necesario colonizar otro planeta, si sería más fácil cuidar debidamente del que tenemos? El daño ambiental es un delito contra la humanidad y dejémonos de tonterías. Es un atentado contra la vida. Si no logramos eliminar el ego, la ambición y el poder no seremos partícipes de un nuevo amanecer", concluyó.


Textuales de la degradación ecológica

r “En cuanto a las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, EEUU aporta un 17%, la Unión Europea 11%, India 6% y el conjunto de países menos desarrollados o en vías de desarrollo un 24%”.
r “La agricultura y forestación (por ejmplo campos de arroz) son responsables de un tercio de la emisión de gases de fecto invernadero”.
r “El promedio de la tempertaura a nivel mundial subió 2,2º en 30 años”.
r “Debido al ascenso en el nivel del mar, las costas del Caribe pierden entre 10 a 12 metros lineales de playa por año”.
r “Se estima que a fines del siglo el nivel del mar subirá unos 50 metros”.
r “Por esta situación, Argentina necesitará 300 millones de dólares anuales en infraestructura dañanada por inundaciones”.
r “El mar posee una acidez 30 veces mayor que gace 50 años”.
r “13 millones de hectáreas al año desaparecen por acción depredativa en los bosques tropicales”.
r “Sólo el 40% de las especies no están amenazadas de manera crítica”.
r “Argentina lidera el ranking en cuanto a la percepción ciudadana sobre el fracaso de políticas que reviertan los efectos del cambio climático. 84% de consideración negativa”.
http://www.elsigloweb.com/nota.php?id=52976

No hay comentarios:

VOLVER A ARGENTINA CONTAMINADA

Campaña Nacional de Firmas por el NO a la Minería Química a Cielo Abierto
y la Minería Nuclear en todas sus formas

Los ciudadanos del territorio argentino decimos NO a la minería química con la modalidad a "cielo abierto" y a la minería radiactiva en todas sus modalidades (cielo abierto o por galerías).

  • Pedimos la nulidad y derogación de la Ley de Inversiones Mineras (Ley Nacional 24.196) y normas complementarias.
  • Exigimos la derogación y anulación por parte de la República Argentina del "Tratado de Integración Minero Argentino-Chileno".
  • Reclamamos el cierre definitivo y la recomposición del ambiente, según el art. 41 de la Constitución Nacional, de todas las minas abandonadas y aquellas que están funcionando y no respetan la ley general del ambiente (ley nº 25675).
  • Pedimos previa autorización expresa para la utilización de recursos hídricos compartidos de las poblaciones de las provincias potencialmente afectadas por un emprendimiento minero que se expresarán por referéndum y demandamos la participación de la autoridad ambiental nacional en caso de efectos ínter-jurisdiccionales.
  • Pedimos se respeten estrictamente los principios ambientales preventivo, precautorio y de sustentabilidad contenidos en la ley general del ambiente y la sanción de caducidad de las concesiones mineras en caso de incumplimiento.
  • Reclamamos la detención y prisión de los empresarios mineros que contaminan el medio ambiente con sus delitos y la misma condena para los funcionarios públicos cómplices.
  • Denunciamos los planes nucleares que se fomentan desde el gobierno y enriquecen a los empresarios mineros que desarrollan emprendimientos mineros radiactivos.
  • Reclamamos expresa "Licencia Social" y participación ciudadana real y efectiva previas a los procesos de autorización de actividades mineras.

¡Sí a la vida y a la dignidad! ¡No al saqueo, destrucción y contaminación!

¡Sumá aquí tu firma a este reclamo!