lunes, 14 de julio de 2008

Procesaron a tres directivos del ingenio La Corona por arrojar residuos tóxicos al Río Gastona

PRIMER FALLO DE LA JUSTICIA FEDERAL
Procesaron a tres directivos del ingenio La Corona por arrojar residuos tóxicos al Río Gastona
El juez Bejas solamente se expidió en cuanto a la contaminación en el agua que ocasiona la fábrica azucarera.

La causa se inició con la denuncia de un vecino de Concepción

La causa contra el ingenio La Corona se inició tras la demanda del vecino de Concepción, Carlos Gabriel Fernández, quien denunció que la empresa fabril carecía de los filtros necesarios para prevenir la polución, causando daños a la salud de la población. Según el expediente judicial, Fernández también aseguró que el ingenio contaminaba a los ríos Gastona y Medina. “Y pese a conocer dicha situación, las autoridades municipales no han obrado al respecto, permitiendo con su inacción que se sigan desarrollando estas actividades en perjuicio de la población”, dijo en su escrito.

Paralelamente, el fiscal general federal Antonio Gómez inició de oficio una investigación preliminar el 18 de agosto de 2006, en período de zafra azucarera, a fin de determinar la veracidad de las distintas denuncias por contaminación ambiental.

Por primera vez la Justicia Federal procesó a los presuntos responsables de la contaminación ambiental que genera un ingenio azucarero. El juez federal subrogante Nº1, Daniel Bejas, dictó el procesamiento contra los directivos de la firma Azucarera Argentina S.A, a cargo del ingenio La Corona, Enrique Fausto González, Silvio José Peluffo y Héctor Gregorio Mateos. El magistrado concluyó que está probado que la fábrica arroja residuos tóxicos que desembocan al Río Gastona, y luego a la Cuenca del Río Salí-Dulce. "En consecuencia las aguas contaminadas llegan hasta la provincia de Santiago del Estero, con grave peligro a la salud", señaló en su fallo. Por este hecho, también les trabó un embargo por un millón de pesos. “Hoy el desafío que pesa sobre el Poder Judicial es la protección del derecho a un ambiente sano", puntualizó.

Después de las incansables manifestaciones y denuncias de los vecinos de Concepción en contra de los efectos nocivos que genera el ingenio La Corona, por primera vez la Justicia Federal procesó a tres de los dueños de la fábrica azucarera por contaminación ambiental. En un fallo que dejará un importante precedente para los 14 ingenios restantes que siguen bajo la lupa judicial por el mismo motivo, el juez federal subrogante Nº 1, Daniel Bejas, dictó el procesamiento sin prisión preventiva contra los directivos de la firma Azucarera Argentina S.A, Enrique Fausto González, Silvio José Peluffo y Héctor Gregorio Mateos, como presuntos autores responsables de contaminar el agua desde el período de zafra de 2006, delito penado y previsto en los artículos 55 y 57 de la ley de Residuos Peligrosos 24.051 y en el artículo 200 del Código Penal.

En el escrito firmado el 10 de julio, Bejas concluyó que son presuntos responsables de haber utilizado residuos peligrosos y, de esa manera, de haber “envenenado, adulterado y contaminado de un modo peligroso el agua, sometiendo a la población a padecimientos físicos por las diversas enfermedades que produciría dicha contaminación”. Por este hecho, el magistrado les trabó embargos a los tres empresarios por un monto de un millón de pesos.

Bejas concluyó que está acreditado el hecho de que desde la industria azucarera se arrojaron residuos tóxicos y peligrosos, descargando de esta manera efluentes contaminantes que fueron conducidos a afluentes del Río Gastona, que a su vez desemboca en la Cuenca Río Salí-Dulce. “En consecuencia las aguas contaminadas llegan hasta la provincia de Santiago del Estero, con grave peligro a la salud, lo cual asevera la posibilidad de daño que requiere este delito, ya que dicha agua sirve de fuente de agua para animales, riego de hortalizas y eventualmente bebida de personas”, sostuvo Bejas en el fallo al que tuvo acceso primerafuente.

El magistrado tomó en cuenta los informes de la Dirección de la Policía Científica de Gendarmería Nacional y la investigación preliminar del fiscal general federal Antonio Gómez, quien concluyó en 2006 que no cabían dudas de que el Ingenio La Corona contaminaba la atmósfera (por medio de partículas en suspensión) y el agua (mediante líquidos no tratados, cachaza y vinaza). Cabe aclarar que Bejas no se expidió sobre la contaminación en el aire que produce la fábrica, debido a falta de elementos para probar su alcance interjurisdiccional, según sus explicaciones.

En cuanto a la jurisprudencia en materia ambiental, citó en el escrito el fallo de la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán referido a la causa de Papelera de Tucumán S.A. a través del cual se revocaron dos resoluciones y en su reemplazo se dispuso el procesamiento de dos directivos de la pastera como presuntos autores responsables del delito de contaminación ambiental.

“Hoy el desafío que pesa sobre el Poder Judicial es la protección de este derecho, el control de la utilización racional de los recursos naturales y la preservación del patrimonio cultural, natural y de la diversidad biológica. Por ello, entiendo que el reconocimiento del derecho de todo habitante de gozar de un ambiente sano, adecuado para el desarrollo de su persona, supone como bien lo manifiesta Ricardo Lorenzetti, considerarlo a este como un derecho de la personalidad, básico, esencial y directamente ligado al derecho personalísimo de la salud”, señaló el magistrado al marcar su postura frente a las demandas ambientales, hasta ahora desconocida. Cabe recordar que Bejas también tiene en sus manos las causas en las que se investiga por contaminación a los ingenios de Concepción, Marapa y Leales, mientras que el resto de los casos de industrias azucareras están bajo la lupa del juez federal subrogante Nº 2, Mario Racedo.

Sólo en el caso del síndico Jorge Sanchis, Bejas declaró la falta de mérito al concluir que no existen elevemos suficientes para su procesamiento ni para su sobreseimiento. En el fallo, Bejas no hizo lugar al pedido de nulidad y archivo de las actuaciones por parte de la defensa de los empresarios azucareros, como así también al planteo de incompetencia de la Justicia Federal.

http://www.primerafuente.com.ar/nota.asp?id_seccion=2&id_nota=43721

No hay comentarios:

VOLVER A ARGENTINA CONTAMINADA

Campaña Nacional de Firmas por el NO a la Minería Química a Cielo Abierto
y la Minería Nuclear en todas sus formas

Los ciudadanos del territorio argentino decimos NO a la minería química con la modalidad a "cielo abierto" y a la minería radiactiva en todas sus modalidades (cielo abierto o por galerías).

  • Pedimos la nulidad y derogación de la Ley de Inversiones Mineras (Ley Nacional 24.196) y normas complementarias.
  • Exigimos la derogación y anulación por parte de la República Argentina del "Tratado de Integración Minero Argentino-Chileno".
  • Reclamamos el cierre definitivo y la recomposición del ambiente, según el art. 41 de la Constitución Nacional, de todas las minas abandonadas y aquellas que están funcionando y no respetan la ley general del ambiente (ley nº 25675).
  • Pedimos previa autorización expresa para la utilización de recursos hídricos compartidos de las poblaciones de las provincias potencialmente afectadas por un emprendimiento minero que se expresarán por referéndum y demandamos la participación de la autoridad ambiental nacional en caso de efectos ínter-jurisdiccionales.
  • Pedimos se respeten estrictamente los principios ambientales preventivo, precautorio y de sustentabilidad contenidos en la ley general del ambiente y la sanción de caducidad de las concesiones mineras en caso de incumplimiento.
  • Reclamamos la detención y prisión de los empresarios mineros que contaminan el medio ambiente con sus delitos y la misma condena para los funcionarios públicos cómplices.
  • Denunciamos los planes nucleares que se fomentan desde el gobierno y enriquecen a los empresarios mineros que desarrollan emprendimientos mineros radiactivos.
  • Reclamamos expresa "Licencia Social" y participación ciudadana real y efectiva previas a los procesos de autorización de actividades mineras.

¡Sí a la vida y a la dignidad! ¡No al saqueo, destrucción y contaminación!

¡Sumá aquí tu firma a este reclamo!